ACCIÓN Y I EMOCIÓN COMPARTEN ESPACIOS

10 octubre 2017

Escuelas Infantiles Ninos ha estado presente en el Congreso Le bien-être dans l’éducation : un objet de recherche pour les sciences humaines et sociales”, los días 2, 3 y 4 de octobre 2017 en Paris.  (Sous le haut patronage du Ministère de l’Education Nationale, de l’Enseignement Supérieur et de la Recherche)

La comunicación presentada por las compañeras de Ninos habla de nuestro proyecto y de la importancia que tiene para nosotros la creación de ambientes que sean transformadores. El entorno donde interactuamos nos influye, nos hace reflexionar, nos afecta emocionalmente, entonces : Cómo organizamos los espacios, qué objetivos y contenidos tienen los diferentes ambientes de la escuela? Nuestras propuestas están apoyadas en teorías pedagógicas, psicológicas y científicas, con gran reconocimiento dentro del mundo educativo.

Hablamos de la importancia de provocar curiosidad en el alumnado y en las familias, así como la necesidad de considerar la ética y la estética en la presentación de los materiales. Un proyecto activo y participativo como el nuestro necesita unos y unas docentes con determinadas competencias profesionales al servicio del aprendizaje de su alumnado, de la transmisión de valores a través de las experiencias propuestas, del crecimiento personal favorecido por la libertad de acción, la seguridad afectiva, la investigación sensorial, el valor del proceso, el respeto a la diversidad. Estas son características que identifican nuestro proyecto, nuestra manera de entender la educación infantil, porque apostamos por un trabajo esmerado en la primera infancia dirigido a generar contextos de bienestar a la escuela.

El reto que planteamos es: ¿Se puede aplicar esta visión holística de los contextos en otros niveles educativos? Pensamos que sí.

Os dejamos algunos ejemplos de la presentación que trajimos al Congreso.

La escuela debe tener lugares y momentos para el movimiento en libertad, para quitarnos los zapatos, para conocer nuestro cuerpo a través de la acción, para tener nuevas sensaciones que los relacionen con el mundo y con los otros, cada cual como quiera.

La escuela debe tener lugares y momentos para el descanso, para el afecto, para el diálogo. Nosotros, los profesionales, tenemos el reto de cambiar nuestro ritmo, demasiado rápido.Es necesario ir despacio si queremos aprender del camino.